martes, octubre 03, 2006

El final


En el lugar menos indicado,
dibujé corazones
y escribí poemas con tinta de sangre.
En el lugar menos indicado,
escuché miserias
y me ví rodeado de fantasmas,
vomitaba sangre.
En el lugar menos indicado,
apareciste,
pero ya era tarde,
me desangré.

Maik Underground

5 comentarios:

Isthar dijo...

A veces la diferencia radica en saber elegir el momento, el lugar. Una variable tan pequeña puede cambiar tu mundo o hacerlo pedazos.

Espero que no sea tarde nunca...

Edgar dijo...

Escribir poemas con tintas de sangre, escuchando miserias.......

Permitirse llegar a los bordes, a los límites, hablar con el corazón y recibir.....semillas es desesperante.

Saludos mi buen Maik, te prometo de nuevo el link.

Saludos Aztecas

zooey dijo...

A veces la vida nos hace aparecer en un lugar equivocado, en un momento inadecuado.
A veces la vida parece ir a destiempo de nuestros pasos,...y es amargo.

Quiero agradecerte tus palabras y tu visita y que me haya supuesto encontrar tu casa, en la que veo muchas coincidencias: literatura, música, amigos... Todo un placer.

Recibe mis saludos.

(me gusta tu apellido "underground" es una palabra esencial para mí y, Antony and the Johnsons...uf...ya he puesto su música en mi blog y lo volveré a hacer cada poco, es de lo mejor que he escuchado en los últimos años, lo dicho, un placer)

MaleNa dijo...

Tus palabras son la melancolia.

Momentos, son momentos.



Abrazos porteños.

Breve ii dijo...

Dicen por ahi que a veces a uno le pasan cosas que no deberían de pasarnos y todo es por estar en el dia, la hora y el lugar equivocado...precisamente, en el momento menos indicado.

Me gusta lo que escribes.