viernes, septiembre 21, 2007

El último lugar




-Maik... Maik...
-¿Quien eres? ¿quien me llama?
-Soy yo.., tú.
-¿Como dices?
-Sí, soy tú, y puedo verte.
-¿Que dices? ¿quien me está haciendo esto?. Por favor, sal de donde estés,
esto no le va a gustar a mi psicóloga. Estoy solo, delante de la pantalla del ordenador. ¿Quien anda ahí?. Esto no me puede estar pasando.
-Déjate de lamentos. Soy uno de tus yo, estoy detrás de la puerta que ves delante de tu ordenador.
-¿Como puede ser?. No me lo creo. Anoche debí beber algo extraño, recuerdo que la camarera que servía las copas anoche en el local, estaba de mal humor, seguro que la pagó conmigo y me echó algún tipo de droga alucinógena en la copa, he de ahí está neurosis. Eso es todo.
-Sí hombre, claro... ¿ Te crees tú que la gente anda regalando drogas por ahí?
-No, espera. ¡Que estúpido soy!. Veo más lógico... que me esté hablando una persona que está dentro del ordenador, que me dice que se encuentra detrás de una foto que está en pantalla.
-Soy uno de tus muchos tú. Uno de tus desdobles que se agolparon en el último lugar. ¿Por que no pasas a través de la puerta?
-Pero.., ¿que es?,¿ otro plano?,¿otra dimensión?
-Es una puerta que abriste a tus desdobles, un espacio escondido, un lugar casi secreto...
-¿Cómo puedo entrar?
-A través de esa puerta que ves ante tus ojos, ¡clikeala!.
-Que puerta más terrible,¿no?... allá voy.

martes, junio 19, 2007

Despedida y cierre



Tendrá que haber un camino


Música: Los Planetas Voz: Enrique Morente Letra: J. (Los Planetas)

Tendrá que haber un camino,
habrá un camino
que me lleve, que me lleve
donde pueda estar.

Si no aparece el camino
no sé lo que va a pasar.
Tendrá que haber un camino
que me lleve a donde pueda estar.


Otros prefieren quedarse,
prefieren quedarse,
aunque no puedan vivir.

Y yo prefiero la muerte
antes que seguir así.
Otros prefieren quedarse
aunque no puedan vivir,
aunque no puedan vivir.



Y yo me despido de todos,
con esta canción que suena.
Ahora me encuentro buscando,
de ahí esta dejadez.
Buscando el verdadero camino,
ese donde no me ahogue,
ese que me hará volver.

Gracias por todo el amor que se ha vertido en este rincón. Un fuerte abrazo.
( Y sepan perdonar mi ausencia en vuestras casas)
Os quiere; Maik Underground.

domingo, mayo 13, 2007

De vuelta a tu mundo

No soy nada especial, ni tampoco un tipo raro, eso ya lo sabes. Sabes que soy un tipo normal pero en constante pelea conmigo mismo, de ahí esta trama agónica que reflejan mis ojos. También soy un jodido fiel discípulo de todo aquello que amo, por eso lloro en los días claros de soledad. A veces me escondo cuando me destrozas, y vomito encima de aquellos días donde acariciábamos las praderas artificiales e instantáneas que tu mundo retiene. Más tarde, enjuago mis manos con sal y recojo todo nuestro amor ácido que se derramó por el suelo, para guardarlo en un bote de metacrilato transparente, pensando, que nunca te atreverás a desconectar el estrecho cable que une tu cabeza con la mía. Imagino que pronto estaré a tu lado. Casi escucho tu llamada que me invita a volver a vivir en tu mundo una vez más: ese donde tengo que caminar oculto sobre la gente vacía, esquivando esas cámaras que vigilan cada paso que doy y donde tengo que emular ser uno más de esa montaña de vidas grises que perfectamente controlan, donde se advierten monótonos y rebobinados paisajes destruidos y las depresiones son vetadas e irreconocibles. Ese mundo, donde los largos días suelen estar llenos de mierda y no lo puedes gritar y las miradas casi están fallecidas de verdad. Donde los pulmones se quiebran por el odio nutrido de ese aire que expiran todos aquellos desalmados que caminan con miradas amenazantes, y donde las nubes se cansan de tantas palabras de humo plastificadas y bajan al suelo por que ya no pueden seguir sosteniéndose por si solas en ese cielo casi abstracto. Ya tengo hechas las maletas, si quieres, volveré a renunciar a mi mundo una vez más, pese al dolor que me atraviesa, cuando vivo en ese mundo que imaginó George Orwell y se hizo realidad, donde tu bien te sabes manejar.

Maik Underground



jueves, abril 12, 2007

Entre el tiempo y tu aunsencia (Fandango Negro)


Si me introduje en un circulo
teñido de oscuridad
donde permanezco desangrándome
día y noche en mi soledad…

Si mis oídos se cerraron
y mis pestañas se fundieron entre sí,
fue porque mi cuerpo le puso fin
a todo ese dolor que está ahí afuera.

Nada me interesa,
ya nada me interesa
me escondí debajo del abismo
que hay entre el tiempo y tu ausencia

Si mi garganta se encontró perdida
entre vocales lastimadas,
ahora no te extrañes mi vida
que esta cara casi esté emborronada.

Si te perdí y no vuelves más,
ya nada me interesa,
y quisiera morirme en ese abismo

que hay entre el tiempo y tu ausencia.

Maik Underground

martes, abril 03, 2007

El barrio del vicio


Existen pequeños demonios que me susurran dentro de mi cabeza. Ellos, son los que hacen que me sienta como un perdedor o que por mi boca salgan letras en forma de huracanes que sólo consiguen envolverme para herirme… y a veces, porque no decirlo; también destrozarme y mutilarme mi verdadera personalidad. Esos mismos pequeños demonios, son aquellos que me agarran, me tapan los ojos con un trapo de sabor a dolor olvidado y como si de un secuestro se tratase: me arrojan a esos caminos oscuros que están precintados dentro de mi propio cuerpo. A ciegas, noto que son aquellos callejones estrechos del barrio del vicio donde siempre me llevan, donde no hay luz y el aire desprende el miedo sucio. Ahora me dejan solo, levanto mis parpados y puedo ver como todas las paredes de este barrio del vicio están grabadas con mi propio tiempo, y aparecen en cada esquina, como nombre de sus calles ensangrentadas, todas las palabras sordas y descolgadas que alguna vez dije sin sentido.

Los edificios sin nadie comienzan a ocultarse entre las sombras. Suenan en este barrio del vicio, como campanas en un desierto cerrado, las terribles melodías de la angustia cercana, donde reaparecen esas pequeñas personas grises con luz amarillenta en sus ojos, caminando deprisa hacia mi búsqueda, para volver atajarme un nuevo trozo de alma que ya está herida de muerte. Gritan sin eco al aire dormido con el desgarro más espantoso y chirriante, hasta que me atrapan y consiguen su cometido. Trepo desecho hasta la ventana que existe en el callejón sin salida, esa ventana que siempre aparece después de toda la barbarie y me conduce a la normalidad, donde al menos no tengo miedo y veo caras conocidas, aunque vagamente iluminadas por el reflejo de un fino tejido de esperanza antigua, que atraviesa con la timidez de un soplo, el vidrio de mis ojos desenfocados. Allí esperaré a que vuelvan, porque sé, que no pararán hasta llevarse completamente mi alma entera, sé que no habrá tregua en esta maldita lucha donde no puedo defenderme, donde me siento casi transparente, perseguido por mi aliento y secuestrado en mis fatales días oscuros.

Aparece la calma en forma de nuevo día,
con un trozo de nada
dibujado en su parte superior.

Maik Underground
Dibujo:
Edward Gorey

sábado, marzo 31, 2007

Extraño

Miro el vaso lleno de ron y solo pienso en intentar ausentarme de mí mismo o quizá te busco dentro de él, o imagino un mundo estrecho dentro de un vaso donde no me pierda y no exista dolor alguno. Donde la miseria se acabe con un par de hielos y los corazones no estén envueltos por un billete de quinientos euros. Me siento extraño cuando pienso en que ya no tengo dinero para sujetarme en tus brazos. Me siento extraño, cuando mis lagrimas se convierten en cenizas y caen sobre el suelo de este solitario bar; donde te recuerdo hasta en el humo de este cigarro que sujetan mis dedos, que poco a poco va adquiriendo la forma de tus besos. Me siento extraño y triste, y ahora solo quisiera utilizar este sucio suelo como cenicero, donde pudiese apagar todos estos pensamientos que me queman y con el paso de los días, vestir mi cuerpo con ropa de olor a amnesia.


Maik Underground