domingo, octubre 22, 2006

Game over


Contó hasta tres y lo hizo. Se dejó llevar por el odio que a si misma sentía y se dejó brotar la sangre de su muñeca derecha con la desidia que jamás había experimentado.

Encontró la calma a su desesperación, había descubierto una hoja de afeitar de su ex marido entre la caja de trastos que él nunca recogió. La idea de hacerlo le trasmitió por primera vez desde hace mucho tiempo la confianza que ella buscaba, fue la única salida verdadera que encontró. Nunca se sintió tan decidida, se sentó en el sofá, se quitó sus tacones y pensó que ya era hora de ponerle el final a esa maldita agonía que le había destrozado su vida por completo.

Contó hasta tres y lo hizo. Cerró sus ojos poco a poco, suspiró y su sonrisa volvió a sus labios agrietados, pero esta vez permaneció reflejada en su rostro eternamente.


Maik Underground
A los que quisieron voluntariamente dejar el juego.

4 comentarios:

calma dijo...

Porque lo viví muy de cerca, sólo te dejo mi silencio... esa persona destrozo la vida alguien que quiero mucho... nunca se lo perdonaré, lo siento... aunque intento entenderlo no puedo... que me perdone...
Un beso sentido...

Isthar dijo...

Ante determinados temas sólo puedo callar Maik, eso y dejar una lágrima junto a tus letras...

Un abrazo muy, muy fuerte, siempre llegándome al corazón.

Breve ii dijo...

A mi se me hace sumamente cobarde dejar de jugar un juego solo porque a veces no se puede ganar.

Saludos y gracias por visitarme de nuevo. :D

Edgar dijo...

lA UNICA MANERA DE ALIVIAR LA DESDICHA, LA ÚNICA SALIDA LA DÁ EL TORRENTE QUE LLEVA LA VIDA, PERO QUE EN ESTE CASO LA QUITA.

ME GUSTA TU BLOG, POR SER DISTINTO, POR HABLAR DE AGONÍA DE TRISTEZA, DE SOLEDAD Y DE DESVENTURA, LA ANGUSTIA, EL ODIO Y EL DOLOR SON TAMBIÉN SENTIMIENTOS PUROS