domingo, marzo 11, 2007

Sevilla

No necesitas esas mascaras que te colocan aquellos que hacen de ti un negocio. Déjate llevar por los versos de aquellos poetas urbanos que más te quieren, por los quejios clandestinos que aparecen en cualquier desdoble de alguna de tus esquinas, por aquellas sillas de enea que recogió a los verdaderos artistas no recordados, por aquellas guitarras rockeras impensables en aquellos años de sumisión. Déjate llevar por aquellas calles estrechas que recogen tu pureza, donde el viento se estira y recrea, y donde reaparece el sol en forma de sueño. No necesitas la hipocresía de esa cera en el asfalto de aquellos miserables pecadores que sienten el vacío irreconocible, ni de los prefabricados tablaos de una semana llamada universal que resulta mentirosa y mancha tu nombre. Fórjate, revélate ante el sentimiento de ese río que te atraviesa y te recorre las raíces de colores que tu interior refleja. Desarma ese sentimiento que aguantas, que no por que te partas en dos mitades, a cual más preciosa, descolocas aquel ciudadano que camina mudo, al contrario: lo llenas de esa sustancia, que tú, sin necesidades de falsos encantos, trasmites desde las más infinitas profundidades.
Ciudad bella, que nadie te asesine con falsos estigmas.


A la ciudad donde resido, y no por ello atado,
pero donde observo la falsedad de un negocio,

en el que se aviva la mentira que conviene
por aquellos que la manejan.

Maik Underground

7 comentarios:

calma dijo...

Preciosa ciudad que además tiene el añadido de que vive allí el poeta más sensacional que conozco en "vivo" y en directo que eres tú. Decirte que eres un bombón, mi bombonet. Y que te quiero con el corazón. A sevilla no le hacen falta semanas ni hostias, Sevilla es el embrujo y la mágia, a mí me alucinó cuando la conocí, sinceramente. La foto es "de libro", maravillosa, mis ojos se cuelgan en ella y mi mente camina por sus callejuelas.
¿Sabes que canción me encanta? una de Martín Pareja Obregón que se llama como ella. Precisamente hace dos días (¿estariamos pensando en lo mismo sin saberlo?) la busqué en youtube para postearla y sólo sale un video cantada por otro. Mira a ver si la encuentras tú por ahí y la plantas un día aquí en tu blog.
Besos cariñin...

MaleNa dijo...

Coincido con Calma, Sevilla no necesita nada, es.

Un canto, la gloria, la fuerza, el romanticismo.

He caminado sus calles, hable con su gente, cuando me vi, ya no era la misma.

Antes y despues.

Te quiero corazon intenso.

TOROSALVAJE dijo...

Que bonito todo lo que has dicho de tu ciudad, yo sólo la he visitado de paso, pero después de leerte ya sé cuando no lo haré.

Un abrazo.

marina dijo...

Me conmueve enormemente tu homenaje a Sevilla, me conmueve especialmente porque yo adoro mi tierra pero desgraciadamente es tarde ya para ella, pues ya está violada...aun así la sigo amando como cuando era pura.

Gracias por regalarnos tu sensibilidad...ya te leí otras veces y me sigue fascinando tu "duende"...

Un saludo.

zooey dijo...

Pues yo te digo que Sevilla es uno de los pocos rincones de la península que no conozco. Estuve una vez de paso, pero me echó el calor, fui mal día (era 16 de julio y 45 grados, demasiado para mí). Y te confieso una cosa, toda esa estridencia mercantil y de falso folclore, ese griterío mediocre, es el que me ha retraido alguna vez. Pero es una asignatura pendiente, de las importantes, y no me presentaré a aprobarla en la semana de feria, ni en la santa, ni en pleno verano. Lo haré en días cualquiera donde crea que pueda respirar ese aire mágico de calles y callejuelas de las que me hablaron, del río, de los parques y portales de cerámicas como sueños, de los patios, y de tantas y tantas cosas que ningún falso oropel taparía a quien se proponga mirar de verdad.

Y te lo contaría, claro.

Un fuerte abrazo, Maik

Isthar dijo...

Un día, voy a plantarme en tu tierra (es de los pocos rincones de España que no conozco) y vas a contagiarme ese mundo que describes, vas a llenarme los ojos con sus calles y su magia, vas a tener que hacer de Cicerone de quien está ciega todavía a unos encantos por descubrir ¿si? :)

Un abrazo inmenso

-Pato- dijo...

Harmosa foto en la que me quedé colgada de ese puente, hermoso relato y sospecho que hermosa ciudad, quizas alguna vez la visite y haré lo que dice Zooey, cualqueir dia menos en verano, por diios 45º "cómo fundirse en sevilla" ajajaj!!!!

Besos