domingo, diciembre 03, 2006

18 de Julio de 1936

Foto: Robert Capa

Sevilla, son las catorce treinta, voces de ¡¡Viva España!! y ¡¡Viva el Ejercito!! se abren camino por la calle Sierpes. El cuartel de San Hemeregildo esta preparado, se retienen soldados con sed de sangre; la muerte se centra en una ciudad que se enciende de odio. Se hacen con el Ayuntamiento; el alzamiento a comenzado. La traición está encabezada por el general Quiepo de Llano junto con el bloque conspirador: Falange y la Unión Militar Española. Los traidores a la República, apuñalan a la democracia por la espalda, sin escrúpulos. Los ciudadanos más valientes se arman contra los Fascios, formando columnas de resistencia, pero las barricadas no pueden aguantar la represión cuando las tropas marroquíes ya están en el escenario de la mantaza. Los muertos descansan tirados entre las calles de Triana y el barrio de la Macarena. Los clérigos se arriman al bando equivocado, señalan con el dedo aquellos herejes con ideas soviéticas (comunistas o anarquistas), que son automáticamente torturados para después ser fusilados. Las tapias de los cementerios son utilizadas para el fusilamiento de aquellos que se resisten a vivir en un país condenado al yugo ultraderechista.

Tiempos de sumisión se acercan, la libertad fue abortada, asaltada y violada para asesinar el sueño libertario que apenas pudo durar unos pocos años. Mientras todo esto, toda esta locura patria-religiosa, durará hasta que el dictador Francisco Franco, caudillo de España por la gracia de Dios, como él se autodenominó, muera de vejez, agonizando en la cama de un hospital, treinta y nueve años después de su llamada; Santa Cruzada.

Maik Underground

5 comentarios:

Isthar dijo...

Nada hay más peligroso que el fanatismo de ideas, la sumisión de voluntades y libertades, la intolerancia de los pensamientos, y la defensa a ultranza de todo lo que no se comparta por otros.

Muchos celebraron el día que al fin, todo acabó...

Edgar dijo...

Excelente narración del Franquismo, cómo lo conocemos por acá. El clero intercediendo ante las ideas libertarias, hasta cierto punto con la razón de que la izquierda se le identificaba con la ideología de la Heterodoxia e incluso el ateismo y la represión que imagino se equipara con la del México de los 60. Por que Francisco, no se alió con Hitler???, esa alianza con la que Adolf intentó coquetear, le hubiesa dado el poder de la retaguardía francesa y todo el mar para atacar Inglaterra.

Aquí en México un personaje de Oaxaca acaba de mencionar que el único que lo puede quitar es Dios.....Gulp. Maldita historia que se repite.

Saludos Aztecas

MaleNa dijo...

Nunca mas.


Sera posible?



Mi abrazo.

Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Maik dijo...

Edgar, Franco no se alió con Hitler en la Cruzada Nazi, (que sí mantuvo contactos para beneficio suyo contra los Republicanos) por que él solo se creía un enviado de Dios para proteger a España de los comunistas. Si le tuvo que devolver el favor despues que los Nazis le ayudaran en la Guerra civil, enviando la División Azul (un escuadrón cejado por el odio a los comunistas) a Rusia para luchar contra los sovieticos. Y el final contra los sovieticos ya se sabe como acabó.