jueves, diciembre 28, 2006

Buscándome II


Cada día intento adaptarme a esta vida que me tocó. Realmente, me resulta muy complicado, suelo andar casi a tientas para no caerme, para no hacerme daño. Luego, los días que me busco, solo me encuentro con puertas cerradas, o bien si alguna aparece abierta, sale alguien y me dice que no puedo pasar; la desesperación es constante. Todos los días llego deprimido a casa, aunque confío que algún día conseguiré entrar por alguna de esas malditas puertas, que por lo que dicen, me llevará directamente a la felicidad completa, a esa felicidad que me falta. El próximo día, incluso lo intentaré a través del teléfono, o si no, a través de un cubo de basura, o por donde sea, pero he de lograrlo, porque si no, nunca terminarán por aceptarme todos aquellos que, de alguna forma u otra rodean mi vida. Solo espero, no abrir la puerta equivocada.

Maik Underground

8 comentarios:

TOROSALVAJE dijo...

Espero que tengas mejor suerte que yo.

La felicidad para mí no existe, o existe en pequeñas dosis para lo larga que es la vida.

Yo me conformo con respirar y seguir caminando, con que la depresión no me atenace, con eso ya me doy por satisfecho.

Isthar dijo...

Haz caso a tu corazón Maik, aunque a veces puedas dudarlo, en él está la elección correcta.

Encontrarás la manera de llegar donde quieres, pero no desesperes por el camino,a veces las decisiones más importantes, los momentos más decisivos, tardan en llegar, pero sólo porque todo precisa su tiempo.

Si alguien más vuelve a decirte que no puedes pasar me avisas, se las tendrán que ver conmigo ;)

Un abrazo muy, muy, muy fuerte

zooey dijo...

Tengo un amigo que a veces, cuando llevamos ya unos cuantos güisquis, recurre a la misma teoría: de que la vida es como un gran pasillo lleno de puertas que vamos abriendo, entramos en las habitaciones y vemos cosas y vivimos experiencias. A medida que pasan los años, vemos que van quedando menos puertas por abrir.

Verás, yo no creo mucho en esa imagen tan clautrofóbica, prefiero las imágenes con espacios abiertos (en mi otro blog -cosasquedicen- hablo de Dylan y de las puertas abiertas), pero si tengo algo un poco claro es que lo realmente importante es saber que uno mismo anda buscando las puertas, no tanto abrirlas y cruzarlas. La felicidad es efímera como los días cálidos, pero la idea de la felicidad es permanente. Yo creo que hay que vivir en la idea de la felicidad, sin preocuparse demasiado de si llega o no: vendrá, seguro que vendrá a su manera.

Por cierto, la imagen que has puesto es preciosa, me gusta mucho, como la música del genial Bill Evans.

Un abrazo muy fuerte

Edgar dijo...

Muy Feliz Año te deseo amigo Maik.

Espero que tengas grandiosos días en la parte de vida que te espera.

Y disculpa por no haber venido antes a saludarte pero mi firewall enloqueció .

Un abrazo desde México hermano.

calma dijo...

No lo entiendo, quién te cierra puertas? Qué te pasa Maik? Me deja mal leer esto. No sé que puedo hacer, si te puedo ayudar de alguna manera.
Tienes mi mail, si quieres que hablemos o algo, dímelo, sabes que te quiero un montón, y no quiero que sufras. Dime algo...
Un beso y todo mi cariño

Maik dijo...

Hice una sátira, una ironía sobre cuando uno, no se encuentra y los demás te empujan a que sientas lo que ellos sienten, y uno, lo único que se siente es: que se pierde. En esos momentos, uno quiere ser como aquellos que no sienten ese vació que uno siente dentro, quiere ser normal. Ellos, los que te rodean, intentan arrastrarte a la felicidad, desde luego que es por que se preocupan, de acuerdo, pero la sensación para el que no esta bien, es desesperante, por que se le añade otro problema, aparte de su insatisfacción y la procuración de no encontrase, la ansiedad por recuperarse para que esa persona no sufra por ti. De ahí "El próximo día, incluso lo intentaré a través del teléfono, o si no, a través de un cubo de basura, o por donde sea, pero he de lograrlo, porque si no, nunca terminarán por aceptarme todos aquellos que, de alguna forma u otra rodean mi vida. Solo espero, no abrir la puerta equivocada"Desde luego Istar y Zooey se han acercado bastante al asunto, con la complicidad de saber que todo llega, y no hay que volverse loco intentando abrir puertas dentro de uno. Con paciencia, todo llega, aunque esa paciencia también la deberían tener aquellos que nos rodean, para darnos tiempo a encontrarnos y no desecharnos como algunos hacen, y otros, agobiarnos a la primera de cambio. Con amor, casi todo se cura.

Reconozco que el texto en Buscándome II, es algo críptico, pero me salió así.

Un fuerte abrazo a Calma, a Isthar, a Zooey, a Edgar, a Malena, a Martín Lucía, y a Toro Salvaje. Os deseo Paz y Amor para el nuevo año.

MaleNa dijo...

Que decirte, sólo que te doy mi mano.
Las puertas cerradas son parte de la vida, es bueno abrirlas con el corazón tranquilo.
Evans y su música acompasadora.

A veces pasa querido Maik, hay una canción de Maria Elena Walsh que dice

Tantas veces me borraron,
tantas desparecí,
ami propio entierro fui
sola y llorando;
hice un nudo en el pañuelo
pero me olvidé después
que no era la única vez
y seguí cantando.

Cantando al sol como la cigarra
después de un año bajo la tierra,
igual que sobreviviente
que vuelve de la guerra.


Buen Año, es bella tu compañía.

TOROSALVAJE dijo...

Feliz año Maik.

Mucha suerte.